Students assemble U.S. and El Salvadoran flags as a picture of President Barack Obama lays on the floor at the United States of America School Center in Comasagua, El Salvador, Tuesday March 15, 2011. The school's students will attend the welcoming ceremony for Obama on March 22. AP Photo/Luis Romero

This article is from the archive of our partner National Journal

Inmigrantes salvadoreños llegaron a Estados Unidos en grandes cantidades en torno a los principios de 1980, principalmente debido a una guerra civil (a la cual Estados Unidos contribuyó). En una década, la población de salvadoreños en E.E.U.U. aumentó de 94.000 a 465.000. Hoy en día, Washington, DC, tiene el mayor porcentaje de salvadoreños. La mayoría trabaja en la construcción y en la industria de servicios, dice Carlos Romero, presidente de la Cámara de Comercio Salvadoreña-Americana, con sede en Washington DC. Es natural que un grupo de inmigrantes recientes se asiente en una industria fácil de acceder. Pero a medida que la población echó raíces, Romero ha pensado en cómo los salvadoreños pueden elevar sus voces políticas.

"¿Cómo construimos un puente que es indestructible para que la próxima generación pueda cruzarlo y tener éxito?" Romero dice. Él dice que el triunfo vendrá con la educación, la diversificación de los campos en que los salvadoreños trabajan y con la representación política.

Janie Boschma and Juleyka Lantigua-Williams

La mayoría de los inmigrantes salvadoreños no son ciudadanos, por lo que para ellos, la reforma de la inmigración sigue siendo un tema político clave, sobre todo por las industrias en que trabajan. Romero dice que para los dueños de negocios puede ser más fácil aprovecharse de ellos. Su organización está reuniendo empresas locales con dueños salvadoreños para aumentar su influencia política. La semana pasada, Romero dice que JP Morgan Chase patrocinó eventos del grupo.

"El siguiente paso es movilizar y obtener un salvadoreño-estadounidense en Washington," Romero.

Salvadoreños notables:

  • Markos Moulitsas--fundador de Daily Kos y co-fundador de Vox Media
  • Joey Castillo--baterista de Queens of the Stone Age
  • Sabi--cantautor
Blogger with a Kos. The Daily Kos' Markos Moulitsas Zuniga. (AP Photo/J. Kamp)

Dominicanos en segundo lugar

 

En 1960, sólo habían unos 12.000 dominicanos en Estados Unidos. Pero después de una serie de crisis económicas y políticas en la isla, ese número se disparó a 350.000 en 1990, y en 2012, el grupo media casi 1 millón. Los dominicanos son el quinto mayor grupo latino en general en el país, detrás de los mexicanos, puertorriqueños, cubanos y salvadoreños. Sin embargo, recientemente suplantaron a los puertorriqueños en Nueva York como el grupo mayor de latinos en la ciudad. 

NEW YORK, NY: United States Ambassador to Uruguay, Julissa Reynoso speaks onstage at Variety's Power of Women New York presented by Lifetime at Cipriani 42nd Street on April 24, 2015 in New York City. (Theo Wargo AFP/Getty)

Rosita Romero, directora ejecutiva de Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana en Nueva York, dice que los dominicanos están ascendiendo rápidamente a la clase media. "Es una indicación de una comunidad de inmigrantes cada vez más asentada."

Los dominicanos son alrededor de una década más joven que el promedio de americanos y generalmente tienen mayor nivel educativo que la mayoría de los latinos en Estados Unidos. Mujeres dominicanas también tienen muchas más probabilidades de trabajar que otras mujeres inmigrantes.

"Somos conocidas por ser muy emprendedoras," Romero dice.

Los problemas que enfrentan muchos dominicanos en Nueva York son los mismos que los de inmigrantes en otras ciudades enfrentan hoy, sobre todo el aumento de la renta y la gentrificación, que obliga a las familias y dueños de negocios a abandonar sus vecindades, según Romero. Políticamente, los dominicanos tienen una larga lista de alcaldes, senadores estatales y representantes, sobre todo en el noreste. El actual secretario de labor de EE.UU., Thomas Pérez, también es dominicano.

Dominicanos notables:

  • Julissa Reynoso--ex embajadora en Uruguay
  • Junot Díaz--autor y ganador del Premio Pulitzer de ficción
  • secretario Tomás Pérez--secretario de labor

Guatelmatecos en tercer lugar

 

Una guerra civil dio comienzo a gran parte de la inmigración de guatemaltecos a Estados Unidos (el gobierno de Estados Unidos hizo una parte en que la guerra civil, también). La violencia afectó de manera desigual las culturas indígenas mayas, que vivían en su mayoría en las regiones pobres del país y tenían poco acceso a educación y empleo. Pero a pesar de recibir ayuda de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados, ninguno de los países vecinos a Guatemala--México, Estados Unidos--concedió el estatuto de refugiados a los que huyeron de la destrucción de sus pueblos y ciudades.

Alrededor de 1.2 millones de personas con origen en Guatemala viven hoy en día en Estados Unidos, con el condado de Los Ángeles alegando la población más grande y Rhode Island el mayor porcentaje. Cerca del 64 por ciento de los guatemaltecos nacieron en el extranjero, doble la cifra para la mayoría de latinos estadounidenses, según el Centro Hispano Pew. También son más propensos a hablar español que Inglés.

Un problema que enfrentan los guatemaltecos, al igual que muchos grupos de inmigrantes nuevos, es educación. Tal vez debido a que muchos emigraron de pequeños pueblos montañosos, los guatemaltecos en su conjunto ganan títulos de licenciatura con una tasa de 50 por ciento de todos los latinos en Estados Unidos.

Guatemaltecos notables:

  • Norma Torres--miembro de la Cámara de Representantes
  • Héctor Tobar--periodista y escritor
  • Luis Von Ahn--empresario, ganador de Premio MacArthur, y co-fundador de Duolingo
Rep. Norma Torres (Official Photo)

Juleyka Lantigua-Williams (Translator ) contributed to this article

This article is from the archive of our partner National Journal.

This article is part of our Next America: Communities project, which is supported by a grant from Emerson Collective.

We want to hear what you think about this article. Submit a letter to the editor or write to letters@theatlantic.com.